Las diez tendencias comerciales en el deporte para 2017, según Nielsen

 Una chica utiliza las gafas de realidad virtual en un campo de béisbol

Una chica utiliza las gafas de realidad virtual en un campo de béisbol / Curiosport

El sector está enfocado hacia el mayor conocimiento del fan para ofrecerle productos adaptados y aumentar el retorno

Nielsen realiza las previsiones de 2017 para el sector comercial en el deporte. El sector está enfocado en tener un mayor control sobre el aficionado para ofrecerle un producto adaptado a sus gustos y necesidades y favorecer así la monetización. Estas son las diez tendencias para los próximos meses:

1. El surgimiento de nuevas potencias deportivas, lideradas por China. Pyeongchang (Corea del Sur) 2018, Tokio 2020, Pekín 2022; Rusia 2018, Catar 2022; México, Turquía, Indonesia, Tailandia… Los mercados emergentes están cada vez más implicados en el deporte de alto nivel.

China prevé una industria deportiva local de 813.000 millones de dólares para 2025 y está invirtiendo en eventos, ligas, instalaciones y programas de base. Las grandes empresas locales, como Grupo Wanda y Alibaba, se están integrando en los organismos internacionales como la FIFA, el COI y la Unión Ciclista Internacional (UCI).

2. Los propietarios de los dispositivos toman el control del contenido y de la conversación. Hoy todo el mundo tiene las herramientas para emitir y locutar. Los propietarios de derechos, por ello, buscan ahora crear contenido propio, en asociación con marcas o emisoras, o por sí mismos. Los deportistas también son propietarios de sus propios medios de comunicación, desde aplicaciones a canales de Youtube.

3. La rapidez de los cambios lleva a reformular la oferta. La estructura cambiante y comportamiento de la población –mujeres. millennials, centennials—, además del surgimiento de nuevas competiciones como las carreras de drones, llevan a los titulares de los derechos a reformular el negocio. Los cambios pasan por reajustar la programación, así como los formatos, más breves.

4. Mayor fusión de los deportes y el entretenimiento. Búsqueda constante de la mejora de la experiencia del espectador a través de elementos de entretenimiento, como conciertos, zonas de fans y acercamiento a las estrellas, así como exposiciones y hasta rutas turísticas.

5. El deporte en vivo gana fuerza en redes sociales y OTT (Over The Top, libre retransmisión). La tecnología permite el acceso al contenido desde cualquier lugar. Las emisiones en directo llegan a través de emisoras, editores digitales, plataformas de medios sociales y gigantes tecnológicos. Los titulares de derechos, sin embargo, desarrollan sus propios canales, que también generan datos y dan una imagen más rica y profunda de la audiencia, abriendo nuevos flujos de ingresos potenciales. Incluso los deportistas son medios de comunicación por sí mismos.

6. La conexión de los aficionados promueve nuevas fuentes de ingresos. Las redes sociales permiten ofrecer contenido en directo o secundario directamente a los consumidores. Y permiten la compartición de imágenes y vídeos realizados por los mismos aficionados. Los titulares de derechos utilizan la tecnología para conectarse con los fans. Los más sofisticados apuestan por las Fan Stories, la realidad virtual y los vídeos 360.

7. La consolidación de los deportes electrónicos. Están madurando como industria y los clubes de deportes tradicionales ya fichan a profesionales de eSports para formar equipos. Es una manera de atraer audiencia joven y preciada. El reto es hacer de ello un buen negocio.

8. Responsabilidad social. Desde el reciclaje con residuos del mar para hacer una camiseta hasta la lucha contra la corrupción y el dopaje o las apuestas ilegales. Es una actitud de clubes y empresas, pero también de los aficionados y los medios.

9. Más inversión en datos y CRM (marketing relacional) para optimizar las relaciones con los aficionados. Conocer el perfil del público ayuda a ofrecerle un contenido más adaptado y abre el abanico a nuevas posibilidades de monetización: programas de membresía, suscripciones y venta minorista. La meta es la optimización de los recursos y la personalización de los productos ofrecidos, a través de un riguroso análisis y segmentación de los fans.

10. Más atención que nunca sobre el retorno del patrocinio. Hay que justificar todas las decisiones de inversión y para ello se realizan seguimientos, análisis y previsiones. Se trabaja ya para conocer el retorno que tendrá una marca antes de la venta. "Si no puedes medirlo, no puedes manejarlo".


Déjanos tu aportación